Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer. En esta fecha tan trascendental, quiero hacerles llegar a todas la mujeres del mundo, y en especial aquellas que ejercen la labor jurisdiccional, un cordial saludo y mis más sinceras felicitaciones con motivo de esta celebración que nos llena a todos de alegría.

Sin embargo, esta fecha no solo tiene una connotación festiva, sino que significa también un llamado al compromiso de defensa de la mujer, que constituye un imperativo moral con la que todos y todas debemos estar comprometidos, asumiendo un rol activo y no siendo permisivos con ningún tipo de maltrato, sea físico, psicológico o sexual o que impida el ejercicio pleno de sus derechos.

No está de demás precisar que este deber de protección de la mujer incumbe no solo a los particulares, sino también al Estado que debe hacer de ello una política pública prioritaria, implementando mecanismos eficaces de protección de la mujer, con un sistema severo de sanciones para los infractores. Además, tampoco debe dejar de lado el deber de propiciar la participación de la mujer en todos los sectores de desenvolvimiento humano.

Aquí, cabe rescatar el papel fundamental de la Magistratura que debe ser firme en hacer cumplir las leyes de protección hacia la mujer, y de aquellas otras que incentivan su participación activa en nuestra sociedad, materializando la igualdad de género, tan necesaria cuando se aspira a tener una sociedad cada vez más justa e igualitaria.

 

 

Oswaldo Ordóñez Alcántara

Presidente

Federación Latinoamericana de Magistrados